Siendo un modelo de negocio seguido por muchas empresas es muy costoso de mantener para que sea viable.

El modelo Freemium

Se basa en la existencia de un gran volumen de usuarios que consumen tu producto y/o servicio de manera gratuita, y entre ellos algunos clientes de pago por los mismos servicios con una versión más avanzadas o especial que sustentan toda la estructura, es utilizado también junto con el modelo de suscripción.

La palabra freemium es una contracción en inglés de las dos palabras que definen el modelo de negocio “free” y “Premium”

Al modelo freemium lo llaman a veces el modelo de los “vagos”, ya que si no puedo vender mis productos y/o servicios, los pongo gratis e intento conseguir algunos clientes de pago. Yo personalmente no comparto esta opinión, porque a veces no queda otro remedio que dar tu producto y/o servicio de forma gratuita para que se conozca.

Ofrezca su servicio en forma gratuita, adquiera a muchos clientes gracias al boca a boca, a través de recomendaciones y referidos, marketing de buscadores, publicidad etc., y luego ofrezca servicios pagados de valor añadido o una versión potenciada de su servicio a su base de clientes. Fred Wilson

Para que el modelo de negocio freemium funcione necesita de grandes inversiones. Es un modelo escalable que necesita atraer a muchos, muchos clientes para que funcione. Y qué mejor sitio que buscar a estos clientes que por internet. Eso sí, hay que hacerlo durante mucho tiempo, hasta alcanzar la masa crítica suficiente para sostener el negocio, y que una parte de usuarios free se conviertan en clientes satisfechos que están pagando por la versión completa o avanzada de tu producto o servicio.

Necesitas mucha difusión y viralidad para que tu negocio funcione.

Hagamos algunos números:

¿Cuánto quieres ingresar?  40.000.-€

¿Cuánto cuesta tu producto? 10.-€

La tasa de conversión habitual en un negocio freemium, teniendo en cuenta el sector, suele estar entorno al 1%, con 10.-€ de venta necesitas 4.000 clientes de pago, con lo que tendrás que tener 400.000 clientes activos a los que dar soporte. Es poco viable a menos que tu producto o servicio sea un verdadero “crack”.

Los grandes “Gurus” del marketing online  y en concreto del modelo freemium, recomiendan empezar este modelo al revés, comenzar por la parte de pago, exigirá menos estructura e inversión, y cuando ya existan los suficientes clientes que mantengan la estructura empezar con la parte gratis, utilizándola como una estrategia de marketing .

Como cualquier tipo de modelo de negocio el modelo freemium está muy vinculado en que lo que  ofrezcas a tus clientes/usuarios tanto gratis como de pago, sea algo que le aporte valor, que se distinga de la competencia, que realmente sea atractivo, que el modelo free sea muy atractivo de por sí y el modelo de pago lo sea todavía más.

Existen, como comentaba antes, algunos escenarios de mercado que no te queda más remedio que utilizar el modelo de negocio freemium, como por ejemplo en los mercados de “app”. Es muy difícil dar a conocer nuevos servicios y productos, sobre todo si no tienes una marca conocida y con branding, al principio no te va a quedar más remedio que ofrecer los servicios gratis. Ofrecerlos gratis es normalmente más económico que invertir en publicidad. Intentar que todos los clientes paguen desde el principio es imposible, lo importante aquí es que conozcan el producto o servicio y una propuesta de valor atractiva.

En este modelo freemium hay que ser muy proac