Casi tan importante es saber por donde abandonan la web nuestros visitantes, que saber por dónde entran y desde donde.

Está claro salir tienen que salir, pero por el sitio adecuado y después de realizar la conversión que nos hemos propuesto como objetivo, es conseguir nuestra meta, ya no seria que abandonan la web, más bien  que salen de ella.

Utilizando la analítica web sabremos si nuestros visitantes abandonan la web prematuramente e intentar averiguar ¿Por qué?

Podemos segmentar a nuestros clientes comparando clientes contra no clientes, visitas nuevas contra visitas recurrentes veremos los puntos comunes de salida y de este modo, saber cuáles son las páginas de salida positivas y cuales las negativas.

Por supuesto la temática de nuestra web/blog tiene mucho que ver, en un ecommerce la primera conversión o la más importante debe de ser que compren el artículo,   o adquieran un servicio la página de salida ideal sería después de realizar el pago, si es un blog de noticias y no es un visitante recurrente que lea más de un artículo, etc…, estas páginas las debemos de considerar páginas de salida positivas.

No debemos confundir la salida de un blog con el porcentaje de rebote, que un visitante entre en nuestro blog esté durante 10 minutos leyendo un artículo y abandonan la web, puede ser un visitante de calidad y sin embargo Google Analytics al ser una sola página la tildará como rebote.

Esto lo podemos arreglar modificando el código de Google Analytics que ponemos en nuestra web e insertando después de la última instrucción –_gaq.push(

[‘_trackPageview’]);

El siguiente código:

setTimeout(‘_gaq.push([\’_trackEvent\’, \’NoBounce\’, \’Over 40 seconds\’])’,40000);

Variando según nos convenga el tiempo de permanencia 50 segundos, 60, etc.., a partir de entonces Google Analytics solo nos marcará como rebote el usuario que haya entrado y salido en una sola página que haya estado menos del tiempo estipulado, y no solo porque haya estado en una sola página.

Volviendo al tema de que abandonan la web, nuestro objetivo será retrasar esta lo máximo posible, en caso de que no se haya terminado el proceso de conversión.

En una métrica simple en Google Analytics, en los informes estándar, dentro del apartado contenido y contenido del sitio encontraremos un apartado exclusivo para el análisis de páginas de salida, es simplemente una división entre la veces que se han descargado la página (páginas Vistas) entre la veces que esta misma página ha sido la página de salida.

Que nuestro visitantes abandonan la web después de rellenar el formulario de registro en el caso que este sea nuestro objetivo es una salida positiva, porque repito por algún sitio tienen que salir, que salgan directamente en nuestra home es algo más preocupante aunque entra dentro de la normalidad, pueden entrar visitantes que no encuentren en nuestra web lo que andaban buscando y además siempre la podremos mejorar, pero que abandonan la web en un porcentaje muy elevado en nuestra  landing page creada para una campaña por ejemplode socialmedia marketing es un problema que debemos resolver inmediatamente.

¿Qué podemos Hacer?

Una vez identificada la página de salida negativa podemos probar distintas versiones haciendo un test A/Bcambiar las imágenes, las llamadas a la acción. Quizás se necesite más información del artículo o servicio, que la campaña no sea la adecuada o no esté dirigida al target correcto. O lo más normal que no dejemos claro por dónde deben seguir los usuarios.

Los pasos para resolver el problema normalmente siempre es el mismo, segmentar, identificar el problema, diseñar acciones para mejorar, implementar dichas acciones, medir y volver a analizar.

Siempre es importante decidir arreglar el problema más acuciante, o sea la página web que más lo necesite.

Según en una famosa frase del gurú de la analítica web Avinash Kaushik “No prometamos en una campaña lo que no vamos a poder cumplir por conseguir tráfico en nuestro site. Se volverá contra nosotros

Según Gemma Muñoz, en su libro “El arte de medir” para ayudarnos a identificar los puntos negros de nuestro sitio web, desde la perspectiva de la salida que utilizan, podemos empezar por hacernos una batería de preguntas que nos puedan ofrecer un contexto más sólido sobre las acciones que podamos realizar:

¿Por Dónde abandonan la web? ¿Por la misma página por la que entraron?
¿Se fueron después de ver la página de información de un producto?
¿Se fueron en  nuestra primera llamada a la acción?
¿Dejaron información o se dieron de alta antes de irse?
¿Se bajaron algún fichero o vieron algún vídeo o estudiaron algún manual?
¿Cuántos Volvieron?
¿Cuántos se fueron en medio de una conversión?
¿Y cuántos después de convertir?

Yo añadiría: ¿tiene nuestra página los enlaces suficientes para seguir navegando?, o solo le queda a nuestro visitante dar marcha atrás.
¿Está nuestro embudo de conversión debidamente creado?
¿Hemos utilizado las suficientes llamadas a la acción?

¿Se te ocurre alguna pregunta más?